Dormir a miles de vecinos

Fui al baño a echar un pis. Ni dos ni tres, sólo un pis. Un pis solo, sin compañía ni escolta. Y mientras lo echaba, alargué el cuello hacia la derecha para ver ese titular en el diario que yacía maltrecho sobre el bidé:

LA ‘LEY DEL SILENCIO’ PERMITIRÁ DORMIR A MILES DE VECINOS.

No era la primera vez que lo leía. La primera vez, quizá porque estaba sentado en la taza, entendí el titular perfectamente. Pero esta vez, por un momento, quizá durante un segundo o poco más, entendí “dormir” como transitivo. Es decir, que la susodicha Ley del Silencio serviría para dormir a la gente, (¡quizá en contra de su voluntad!). Si ustedes lectores también han entendido esto, quizás se deba a que antes han leído el título de esta entrada, el cual he elegido con malicia para determinarles.

Si se quisiera evitar ambigüedad sin cambiar mucho el titular, podríamos pensar en: LA ‘LEY DEL SILENCIO’ PERMITIRÁ A MILES DE VECINES DORMIR. Aunque ahora, fíjate, me suena poco natural dejar dormir al final. Pero se entiende ¿no? Se entiende que a pertenece a permitirá, y no a dormir. Me doy cuenta ahora que si le ponemos un amiguito a dormir, ya no se le ve tan solo ni protesta por estar al final: LA ‘LEY DEL SILENCIO’ PERMITIRÁ A MILES DE VECINOS PODER DORMIR / PERMITIRÁ A MILES DE VECINOS DORMIR EN PAZ / etc.

Sin embargo, si esa Ley del Silencio no se tratase de lo que se trata sino una medida para dormir a miles de vecinos… ¿qué titular escogeriamos? Pues por ejemplo: NUEVA LEY OBLIGA A LEER EL BLOG DE CUELLILARGO.

Anuncios