Juego amoroso en Portugal

El otro día compré una guía de conversación de portugués que incluye diccionario portugués a español. Me gustaría comentar algunas cosillas que he visto, pero por ahora vamos a centrarnos sólo en un par de páginas, lo que está bajo el título de Flirtear. ¿Por qué éste? pues porque no hay ningún apartado que se llame Sexo ni Violencia.

Página 44: Flirtear.

Este apartado contiene exactamente 14 frases en portugués con su correspondiente en español. Después de algunas frases nada deleznables como la inmaculada Me gusta tu sonrisa, la indiscreta ¿Estás casada? o la siempre bonita Te encuentro fantástica, el flirteo pierde ya toda sutileza, si la tuvo, y nos encontramos con:

Vamos para minha casa? (¿Vamos a mi casa?) – Cuando dices esto, la muchacha se da cuenta de que todo lo que le habías dicho antes no era sino flirteo, y que lo de besar en la boca no es una costumbre de tu país.

Después se nos presentan 4 frases (casi un tercio de la cantidad total), que pueden parecer a priori un tanto negativas e incluso fuera de lugar, a saber: No, vas demasiado deprisa; Ahora vete por favor; ¡Por favor, déjeme en paz! y ¡Haga el favor de parar de una vez! Esto, al lector varón poco experimentado, puede dar la falsa idea de que las portuguesas son frígidas o estrechas y que por tanto éstas van a ser frases que va a oir con frecuencia. Por su parte, la lectora poco experimentada puede ser inducida a pensar que los portugueses son unos insistentes pesados que no saben entender un No por respuesta, y que por tanto estas van a ser frases verdaderamente útiles para sobrevivir. Pero nada más lejos de la realidad. Analicemos una a una:

Não, estás a andar depressa demais! (No, vas demasiado deprisa.) – Ha sido una buena elección poner esta frase entre las 14 elegidas. Si la chica te dice esto, es mejor no perderse su significado. Ella quiere ir a parar al mismo sitio que tú, lo quiere tanto como tú, pero quizás lleva tacones y prefiere ir un poco más despacito, o quizás simplemente haya tenido un día cansado y quiere ir con tranquilidad. Es una frase útil, tanto para él como para ella, pero no se aconseja usarla en el altar. También puede usarse en la cama para ciertos momentos en los que la comunicación es clave para el buen procedimiento de… lo que sea. Por otro lado, y ya en serio, personalmente pienso que es adecuado decir “prefiero ir más despacio”. La opción que nos dan, No, vas demasiado deprisa, resulta un tanto hosca en tanto en cuanto está encabezada por una negación, seguida por una acusación (vas demasiado deprisa, mi ritmo es el adecuado, tú no sabes ir a un ritmo correcto). Yo optaría pues por una opción más diplomática y agradable, Sí, pero perdona, quiero ir más despacio, o como respuesta a la pregunta de Vamos a mi casa, podríamos decir No puedo negar que me atrae la idea, pero no quiero ir tan rápido. Si los agentes flirteantes ya se encuentran en proceso de apareamiento, entonces podría decirse Sí, sí, muy bien, ahora un poco más despacio, cariño por favor. Con estas frases más azucaradas se consigue que el mundo en general sea un lugar más feliz.

Agora, vai-te embora, por favor! (Ahora, vete por favor.) – Esto es lo que la chica me diría si me perdiera el “No, vas demasiado deprisa” y hubiera persistido pues en mi pecaminosa idea. Pero como suele ocurrir en el ambiguo mundo del amor, esta frase puede decírtelo alguien que está coladito por tus huesos. Por último, también puede usarse justo después de la cópula, cuando te das cuenta de que ya no le/la necesitas, y quieres dormir a tus anchas en la cama, o ducharte y desayunar yogur con cereales viendo los dibujos animados.

Por favor, deixe-me em paz. (¡Por favor, déjeme en paz!) – Está claro, es la típica frase que te dirá cuando le estás haciendo cosquillas y quiere que pares con esas infantilidades y le hagas ya el amor.

Para imediatamente com isso. (¡Haga el favor de parar de una vez!) – Eso es que te estás limpiando con sus braguitas o con las cortinas. También puede usarse esta frase cuando ves que vas a llegar al orgasmo.

——-

Portugués. Guía de conversación y diccionario; PONS. Difusión, Centro de Investigación y Publicaciones de Idiomas, S. L., Barcelona 2006.

Precio de editor: 5’50€

Anuncios

2 comentarios el “Juego amoroso en Portugal

  1. […] PONS es una indiscutible garantía de poca profesionalidad, no hay más que echar un ojo a las pequeñas guías de bolsillo de la editorial. Pero esto merecería otro capítulo aparte. multilingual […]

Los comentarios están cerrados.