Amor o basura

Creo que ocurrió hace ya 4 meses, un chaval escribió en una calle de Granada Te quiero en cien idiomas distintos. Todo para sorprender a su novia cuando cumplían un año juntos. Lo hizo con pintura, no con tiza, así que la (poca) lluvia no lo iba a borrar. En seguida se planteó el dilema en la comunidad: borrar o dejar. Parece que ya se ha tomado una decisión.

Aquí está la noticia: http://www.ideal.es/granada/v/20100922/granada/calle-quiero-cien-idiomas-20100922.html

Resulta que yo resido unas calles más allá de esta, y hace unos días pasé por ahí. Justo iba hablando con mi pareja sobre esta calle del Te quiero que nos íbamos a encontrar en unos segundos, y cuando llegamos vemos que definitivamente la comunidad tomó la decisión de borrarlo, y ya los te quieros sólo se intuyen, no se ven.

Unos vecinos querían dejarlo, decían que era bonito, que actos así no se ven hoy en día entre los jóvenes, que tenía su mérito, etc. Otros defendían borrarlo, tratarlo como una pintada más, un acto de vandalismo. Supongo que ambos lados tenían su parte de razón. Pero pensándolo mejor, este acto romántico no tienen tanto mérito. Hay gente que piensa que el chico se puso a buscar por internet te quiero en cien idiomas distintos, cuando muchos sabemos que esta lista de te-quieros ya lleva años rondando por internet, así como protagonizando e-mails basura en cadena. Así que el muchacho sólo tuvo que imprimirla, supongo, y comprar pintura. Es decir, no estamos hablando de un poema que el zagal haya compuesto. Estamos hablando de un vulgar copia-pega.

te quiero

Te quieros

No quiero parecer un viejo cascarrabias incapaz de ver algo de belleza en los actos inocentes o inconscientes de jóvenes enamorados. Por supuesto que tiene algo de tierno el capítulo, pero ya está, sólo eso, no es ningún gran acto de amor. Dejemos que quede en el recuerdo de estos jóvenes, y la calle a limpiarla. Igual que si a ti te gusta mucho tu música, de acuerdo, es muy bonita, lo que tú quieras, pero usa auriculares, no tengo por qué oirla todo el vagón; ¿o me pongo yo a leer en voz alta mi libro?

Estoy convencido de que el chaval tendría consciencia nula de estar llevando a cabo un acto de vandalismo. Por el contrario, y paradójicamente, quizá a los empleados que lo borraron (quizá también actuando durante la madrugada como furtivos), si tenían algo de sensibilidad, se les pasó por la cabeza estar destruyendo algo bonito. ¿Quién sabe?

Pero la reacción más sensata que veo es justamente lo que ha pasado: “Oh, mira qué bonito lo que ha escrito para su novia. Ah, qué tonto, qué tierno”. Luego sale como noticia en periódicos locales y en la sensacionalista Antena 3. Y luego “Hala, a borrarlo, que es un gilipollez”. Desde el acto supuestamente romántico hasta el hecho de hacer noticia de ello y la reacción de la comunidad de internautas, especialmente (o exclusivamente) entre las jovencitas, declarando que sí, que es súper romántico; todo ello me parece un vomitivo ejemplo más de lo asquerosamente estúpido que es este mundo.

Hey, pero que no quiero parecer un viejo cascarrabias, ¿vale?

Creo que es cierto que cuando una pintada es realmente bella, se mantiene. En Granada está claro que hay grafitos que, sean o no vandalismo, embellecen la vía pública. Están ahí siempre. Pero estos no salen en las noticias, claro, porque contienen metáforas amargas para el paladar del ciudadano medio, temas más voluminosos, difíciles de digerir. Quizá si el joven enamorado hubiera contratado al Niño de las Pinturas, otro gallo habría cantado… Se habría juntado el mensaje claro y directo de un Te quiero y su historia personal, con la belleza visual típica de las obras del grafitero.

O no. Qué se yo.

Pd: Ahora bien, todos estos que dicen de limpiar la calle de tequieros, ya podrían también defender una calle libre de procesiones.

Anuncios