Inglés gratis para todos, yeah!

Hoy me he enterado a través de este artículo que el Ministerio de Educación y las Comunidades Autónomas han aprobado un plan para remediar la falta de idiomas entre los españoles, algo en lo que nos encontramos entre los últimos de Europa, (qué sorpresa).

El plan aspira nada más y nada menos que a «conseguir un alumnado bilingüe en el plazo de una década».

Sin entrar en matizaciones del concepto de bilingüísmo, este cometido lo veo bastante imposible por una simple razón: la brutal escisión que existe en este país entre la burocracia y la realidad. (Y es que no es casualidad que la película Buried haya nacido aquí).

De todas formas, la intención es buena y tendremos que ver como se lleva a cabo.

Una de las medidas sería incluir una hora al día de lengua extranjera (sobre todo inglés) gratuitamente como actividad extraescolar, en todos los centros de Primaria y Secundaria. Se intentaría que hubiera un profesor por cada 5 alumnos. No obstante, yo supongo que estas clases serían alternativas, así que me pregunto cuántos chavales acudirán finalmente.

English Lesson

English lesson, Flickr: Rafael Pix

Por otra parte, tampoco se sabe muy bien quién va a impartir estas clases. Por un lado se habla de incrementar el número de profesores nativos como auxiliares de conversación, por otro de involucrar a los visitantes del programa Erasmus. La comunidades por un lado pedían flexibilidad para contratar profesores del extranjero, el Gobierno sin embargo confía en la formación de los docentes autóctonos.

Con respecto a esto, yo creo que disponer de profesores nativos no garantiza nada. Hablando claro, creo que los profesores nativos están sobrevalorados. Los profesores de idiomas no son diccionarios con patas, ni oráculos lingüísticos, ni un ejemplo de acento apropiado; o al menos no deben serlo, el profesor de idiomas es un vehículo, y como tal guía al estudiante en la práctica del idioma, valiéndose para esto de distintos tipos de ejercicio. Y hoy en día, con las herramientas multimedia y las TIC, el profesor no tiene que paserse por delante de la pizarra explicando algo que a nadie le interesa, ni tiene que sentirse acomplejado porque su acento no sea el de un nativo, da igual, el profe no es la única y verdadera muestra lingüística a la que el estudiante está expuesto.

En España, mucha gente piensa que hablar inglés perfectamente te capacita para enseñarlo. Esto es un grave error. Mike Tyson es un buen boxeador, pero para enseñarme a boxear no quiero a un buen boxeador, quiero a un buen entrenador de boxeo, y por eso para aprender me quedaría con quien enseñó a Tyson. Quizá sea un ejemplo muy remoto, pero con los idiomas pasa igual. En España hay gente con capacidad de enseñar idiomas, aunque no lo dominen como nativos.

(Por otro lado, tal y como están las cosas económicamente, no creo que pasar de nuestros trabajadores y buscar otros en el extranjero sea buena idea).

Volviendo al proyecto del ministerio, otras medidas son el aumento de becas de inmersión lingüística, aumento de plazas en las Escuelas Oficiales de Idiomas, y algo clave: concienciar a la gente.

Para eso, el ministerio prevé campañas informativas en centros escolares y en las APAS (Asociaciones de Padres de Alumnos). Objetivo: que las familias aprovechen las ventajas de la televisión TDT para ver películas y series en versión original. “Es más efectivo tener expuesto a un alumno durante todo un curso académico a los contenidos en versión original que mandarle a hacer un curso de inglés durante el verano en Irlanda”, asegura una fuente del ministerio.

Esperemos que marche bien. Quizá consigamos hablar inglés, antes de que el resto del mundo esté hablando chino.

Anuncios