El trilladísimo mito de “se está perdiendo el buen uso del lenguaje”

Con el móvil, los mails, los chats, etcétera, ¿se está perdiendo el buen uso del lenguaje?

Sí, se está perdiendo, y yo creo que eso desgraciadamente se pagará, porque el lenguaje es nuestro método de comunicación y de expresión más rico, y si lo perdemos vamos a empobrecer nuestra capacidad de expresarnos, de comunicarnos. Ahora, yo pienso que como necesitamos por encima de todo comunicarnos y expresarnos, tendremos que reajustar ese lenguaje; no sé cómo, pero desaparecer no puede desaparecer. NoticiasdeNavarra.com

Efectivamente, no puede desaparecer. ¿Ajustarlo? Tranquila, ya se está ajustando el solito, de hecho, verlo cómo se ajusta a las nuevas circunstancias, o para decirlo de forma más darwiniana, ver como se adapta al medio, es seguramente lo que a Soledad Puértolas, escritora y académica de la RAE, le aterra, porque es este ajuste probablemente lo que percibe como una perdida.

El lenguaje no es igual en un ensayo, que en la calle con un extraño, que en casa de mamá, que en un mensaje de texto en el celular, que en un tuiti. Todos sabemos cuándo usar uno u otro tipo, y sabemos que no podemos escribir abreviaturas de móvil en un examen ni de matemáticas.

¿Palabras que no entiendes? Multa renascentur, quae iam cecidere, cadentque quae nunc sunt in honore vocabula, si volet usus, quem penes arbitrium est et ius et norma loquendi, o lo que es lo mismo…

Ay, si lo piensas, tiene que ser triste. Estás enamorado de tu idioma, trabajas con él, envejeces con él y un día te das cuenta de que la juventud usa otro idioma. Bueno, es el mismo, pero está desaliñado y famélico, contaminado y con una sonrisa mefistofélica que parece decir He llegado para quedarme. Mutilado, tonto y contento. ¿Qué han hecho? ¿Dónde están los restos de la hermosa lengua que yo hablaba?

En fin, hay muchos mitos acerca del mal que las nuevas tecnologías están haciendo al lenguaje, por suerte, para no tener que seguir escribiendo, tengo el apoyo del experto David Crystal que en esta charla destroza todos estos mitos, uno a uno, con rigor científico. El único posible inconveniente es que el video está en inglés. Sorry!

Anuncios