¿Qué idioma aprender ahora? 2/2

Si hace unos días exploramos las dudas que podía tener uno a la hora de elegir idioma, y cuáles podrían ser buenas opciones según qué circunstancias; hoy vamos a dejar a un lado los idiomas más populares y vamos a ver qué otros idiomas podríamos aprender. La selección de idiomas que conforman esta lista es subjetiva, es decir, he escogido los idiomas que yo estudiaría (si tan solo tuviera el tiempo suficiente). No obstante todos ellos cumplen ciertos requisitos: 1) están entre los idiomas más hablados, 2) no están entre los más aprendidos (al menos no por hispanohablantes), y 3) son idiomas cuya demanda puede aumentar en los próximos años (pero no soy un experto, así que no me crean).

Podría nombrar razones para escoger alguno de estos idiomas, pero creo que al final la decisión tiene que ser algo personal, una cuestión de gustos o un acto de fe. Si buscamos un idioma para los negocios, está claro que el rey es el inglés. Pero si sabemos inglés, y además tenemos la suerte de tener el español como lengua madre, ya tenemos dos idiomas bastante gordos, una combinación que nos da muchas ventajas y que nos permite, por qué no, dedicarnos a estudiar un idioma más, esta vez por razones estéticas por ejemplo, porque nos guste como suene o porque nos atraiga su cultura, en lugar de porque quede bien en el CV.

Si más dilaciones, estos son los idiomas escogidos:

Masri. Las variedades habladas del árabe no se usan para otra cosa más que para la comunicación coloquial mientras que para todo lo demás se usael árabe estándar; el masri o árabe egipcio sin embargo se ha vuelto bien conocido tanto en el magreb como en el máshreq. Todo gracias a una fértil industria cinematográfica y a una proliferante música pop. Parece la historia de un dialecto que se revela. Una lengua realmente viva, de las calles del Cairo a la litetatura vernácula, canciones y películas. Así que si te atrae el árabe, pero no quieres sonar siempre como un profeta del Corán o como un presentador de los informativos de Al-Jazeera, quizá aprender la variante egipcia sea una buena opción. Recursos para aprender: Egyptian Arabic Course. Y aquí un video demostrativo con frases útiles.

Estambul

Estambul - foto de Liliane Callegari

Turco. Alrededor de unos 80 millones la hablan, está entre las 20 lenguas con más número de hablantes. La mayoría de ellos se encuentran en Turquía aunque existe una presencia significativa en otros países. Es una lengua aglutinante, lo cual ya la hace interesante. Su gramática es relativamente sencilla y lógica. Se usa el alfabeto latino y a cada letra le corresponde un sonido (y viceversa). Turquía es un futuro país miembro de la UE, es considerado frecuentemente como un puente entre Europa y Asia. Entre música interesante de Turquía puede encontrarse a Omar Faruk Tekbilek, pero ya que sus composiciones son mayormente instrumentales no nos servirá para aprender el idioma, quizá sí para crear ambiente.

Polaco: Polonia es uno de mis países preferidos y una de las razones es su gente. El idioma empieza a parecer bonito una vez te vas familiarizando con él (si no te lo parecía desde un principio).

Copérnico era polaco

Además si quieres moverte por Polonia en autoestop, es muy fácil, los polacos son muy amistosos, aunque quizá con algunos no puedas comunicarte en inglés. Las tres ciudades más famosas son Cracovia, Varsovia y Gdansk (Danzig), de las cuales yo recomiendo esta última, aunque quizá es la que menos polaca parece. Si quieres aprender polaco en España, algunas EOI lo ofertan. Además, practicar en tu propia ciudad quizá no sea tan difícil ya que hay polacos en casi todas las ciudades españolas, muchos estudiantes Erasmus de Polonia escogen España como destino, así que puedes hacer intercambio de idiomas con ellos. Si no, siempre te quedan los recursos de la red. Un aspecto importante a resaltar de la cultura polaca es la literatura: desde joyas poco conocidas como Kazimierz Brandys (recomiendo su novela Rondó), hasta los conocidísimos Sienkiewicz (autor de Quo Vadis?) o Gombrowicz, así como Kapuściński (con una importante obra literaria-periodística sobre África donde pasó mucho tiempo). En cuanto a la poesía polaca, he oído cosas buenas pero aún no le he metido mano.

Húngaro: Unos estudian las lenguas mayoritarias de Europa occidental, otros se van a por las eslavas. En medio de países latinos, germanos y eslavos está Hungría, con su lengua de la familia Fino-Úgrico. Creo que es la que menos hablantes tiene de esta lista, pero tenía que incluirla porque es la típica lengua que un friki lingüístico escogería. No sólo su gramática es interesantísima (es también una lengua aglutinante, como el turco), si no que su belleza cautiva a no pocos aventureros lingüísticos. Suena como alemán pero dulce, algo así como idioma germano con fonética élfica. Lo cierto es que no es fácil de aprender, pero tiene algunas facilidades como la ausencia de género gramatical o el hecho de que sea fácil de leer ya que, al contrario de lo que pasa con el francés o el inglés, cada letra se pronuncia de una manera, y todas las letras de la palabra deben pronunciarse. Aquí hay un interesante recurso donde se pueden oír poemas cortos en húngaro. Famosos húngaros hay muchos entre los que se encuentran el vampiro Béla Lugosi, el compositor Béla Bartók, o el fotógrafo André Kertesz, entre muchos otros.

Andre Kertész

Andre Kertész

Malayo: Además de Chino y Japonés, hay muchas otras lenguas asiáticas. Algunas que usan el alfabeto latino, como es el caso del idioma malayo, que es oficial o cooficial en Malasia, Indonesia, Brunei y Singapur. La mayoría de la población es de religión musulmana si la memoria no me falla, y la cultura es bastante distinta. En Irlanda, donde viví un tiempo, tuve la oportunidad de hacer amistad con un joven malayo y aprender algo de su cultura, podría explayarme durante líneas pero resumiré diciendo que la cocina es estupenda y muy picante. En cuanto al idioma, lo mejor es que escuchéis una muestra, como curiosidad decir que a veces sorprende toparse con palabras muy muy parecidas o iguales al español, como por ejemplo almari (armario) o bendera (bandera), esto se debe a la colonización Portuguesa. Por último, he dicho idioma malayo, pero podría haber dicho indonesio, lo cierto es que son mutuamente inteligibles, si bien a veces el indonesio es considerado dialecto del otro. Como nota pragmática, este idioma puede ser una herramienta muy útil para hacer negocios en el sureste asiático. También puede ser un idioma a tener en cuenta por los amantes del Pencak Silat, un arte marcial que está ganando popularidad en occidente.

Sandokán

Sandokán

Siamés: También llamado tailandés, se habla en Tailandia pero es además mutuamente inteligible con el Lao. Es una lengua tonal, como el chino, aunque poco tiene que ver con este. Lo primero que llama la atención del siamés es su escritura, podría buscar adjetivos como “redondeada” para describirla, pero mejor pongo aquí una muestra: ซึ่งกำลังเป็นชาติที่เจริญรุ่งเรืองในสมัยนั้น. Que nadie me pregunte qué significa, tampoco es nada interesante, un copia-pega al azar. Lo malo es que está todo escrito así juntito, por lo que cuando estás aprendiendo, es difícil saber donde empieza y donde termina la palabra. El idioma cuenta con unos 20 millones de hablantes, tiene el puesto 45 en la lista de lenguas más habladas. Para viajar por Tailandia o probar las variadas delicias gastronómicas no es necesario hablar tailandés, pero por supuesto, como ocurre con cualquier otra lengua, hacerlo nos da un acceso más profundo a la cultura. Tiene una gramática relativamente sencilla, con un orden de palabras típico sujeto-verbo-objeto y donde los verbos no cambian de forma ni los nombres tienen género gramatical.

En fin, esta es tan solo una pequeña lista. Suerte en tu búsqueda, elección y aprendizaje.

Anuncios