La importancia de ser subtitulado

Hace unos días me encontraba en Escocia intentando ver alguna película por internet y recordé una micro-conversación en Twitter que empezó con un tuit de Tíscar Lara:

Por qué los programas de TV no cuelgan sus vídeos con los subtítulos o al menos el texto, aunque sea por separado? Serían de mucha utilidad

Era 3 de diciembre, Día internacional de las personas con discapacidad. Creo que Tíscar se refería a la utilidad de los subtítulos para las personas con discapacidad auditiva.

Yo: @tiscar Y bueno también para los que aprenden español, muchos buscan eso

Tíscar: @aalaminos sí tb xa aprender español. Lo q me sorprende es q no se publiquen cuando es un trabajo ya hecho. Falta cultura d la reutilización

Recordé esa situación porque estaba buscando películas con subtítulos (en inglés) en Blinkbox y no encontré nada. Las únicas con subtítulos disponibles, claro, eran las de habla no inglesa. En realidad, creo que ocurre lo mismo en Filmin aquí en España, pero en el caso de la lengua inglesa me sorprende aún más ya que existe muchísima gente que habla este idioma como segunda lengua, y tantísimos que la hablan a un nivel que les permite manejarse bien pero no pueden entender una peli al cien por cien si no cuenta con subtítulos.

Así que esa noche nos quedamos sin ver película, y Blinkbox se quedó sin mis dos o tres libras esterlinas. Y ahora me pregunto: ¿cuántas libras perderá Blinkbox al día por no contar con subtítulos?

Vale, no podemos contar a todos los aprendientes de inglés del mundo, ya que Blinkbox sólo funciona en el Reino Unido, (igual que Filmin sólo funciona en España), pero no todas las personas en el Reino Unido tienen un nivel perfecto de comprensión del inglés, ya sean residentes permanentes, ocasionales o turistas, estudiantes, etc. Además de las personas con problemas de audición, por supuesto. Pero además añadiría personas que tienen el inglés como lengua nativa pero que no entienden los personajes de tal película con un fuerte acento de tal sitio (estoy recordando caso real de una gringa que dejó de ver una peli ambientada en las calles de Liverpool porque no entendía nada).

Así que gugleé un poco a ver si encontraba otro servicio parecido a Blinkbox pero que incluyera subtítulos y no encontré nada. Nothing. Zilch. Sin embargo, me topé con esta carta abierta a la entertainment industry por parte de un tal Craig Butcher.

My wife and I are hearing impaired and having this option [subtitles] present is important to us. I had a good look through the iTunes UK store and only find that 208 films are subtitled. For TV? Nothing. Zilch. Nada.

Lovefilm? Absolutely nothing.

Así que parece que ya por lo menos somos dos buscando esta opción, pero seguro que somos muchos más y seguro que cada vez más conforme la gente vaya abandonando definitivamente las películas en formato físico y opte por este tipo de servicios de Internet.

En el enlace también podéis leer, en la misma página más abajo, la contestación de Lovefilm (uno de los aludidos por la carta de Craig), en la que si recuerdo bien, dice que la razón de no poder incluir aún subtítulos es un costoso asunto de licencias que quieren resolver.

En fin, ignoro si sería rentable o no. En cualquier caso, esto parece otra vez un caso en el que la cultura abierta sí va al paso de los tiempos y cuenta con plataformas como Universal Subtitles. Mientras tanto, podemos darnos un paseo por Internet y ver que no son sólo unos cuántos quienes piden subtítulos. También podemos encontrar artículos como este donde leemos:

Research by Ofcom, the media regulator, has found that of the 7.5 million people who use TV subtitles, six million have no hearing impairment at all

Es decir, que de 7 millones y medio de personas que usan los subtítulos de la tele, 6 millones no tienen ningún problema de audición.

Volviendo a la utilidad de los subtítulos para el aprendizaje de idiomas, creo que un ejemplo a seguir por los canales de televisión y radio es, como decía Tíscar, reusar el material que ya tienen como hace la francesa TV5 en este sitio, la también francesa RFI en este otro sitio donde tiene muchos programas y boletines con su correspondiente transcripción que puedes bajar (mi favorito es Mots de l’actualité), y en España lo más parecido que he visto es Practica Español, donde reportajes de la tele e incluso anuncios se usan como material didáctico.

Por lo pronto, mientras no tengamos la tecnología que nos subtitule cualquier cosa automáticamente, creo que habrá que hacer un poco de ruido para que nos escuche la industria, como hace Craig con su carta abierta.

Este post es mi granito de arena. Ahora te toca a ti.

Anuncios