Oslo – No sé qué pensé al principio

Acabo de enterarme de lo sucedido en Oslo y, entre las noticias que encuentro en las primeras ocurrencias de Google, me llama la atención esta frase:

La explosión en Oslo fue tan fuerte que al principio pensé que era un terremoto.

Me llama la atención porque ¿no se supone que es al revés? es decir, que uno oye un terremoto y piensa que es una explosión, y no a la inversa ¿no? Pues no, parece que los dos testimonios sobre primeras impresiones son comunes.

Primero gugleo:

bomba “pensé que era un terremoto”

1.820 resultados

Después, el que a mí me parece más probable:

terremoto “pensé que era una bomba”

5.370 resultados.

Según estas cifras, sí, puede que mi impresión de que es más habitual el segundo testimonio (pensar que es una bomba, cuando es un terremoto), sea cierta, pero tampoco podemos estar seguros.

Aún así, tampoco se debería deducir que es más habitual o lógico pensar primero que es una bomba, sino que simplemente hay más testimonios sobre terremotos que sobre bombas, ¿verdad?

No sé si habrá alguna investigación sobre el tema pero, estoy pensando que quizá cuando uno experimenta algo así (terremoto fuerte, explosión, un tren pasando por encima de tu zulo…), seguramente no piense en una única posibilidad. Quizá, ante el desconocimiento, le pasan por la cabeza todas las posibles explicaciones a ese ruido. Y luego, cuando relata lo vivido, dice “al principio pensé que era x“, y es cierto, pensó que era x, pero también pensó que podía ser y, e incluso z.

Al principio pensé que era un terremoto, ¡y efectivamente, fue un terremoto!

En fin, ahondar más en este tema será cosa para otro día si merece la pena. Mientras tanto, espero vuestras primeras impresiones.

¿Existe el idioma español latino?

Podríamos convencernos de que es un término perfectamente válido, de que las palabras evolucionan y cambian de signficado, y latino ya no significa ninguna de las 10 acepciones que aparecen en el diccionario de la RAE, y que hay que aceptarlo, que latino ya no significa latino, sino americano, y americano ya no significa americano, sino useño. En cualquier caso, no me gusta este uso del adjetivo latino. Llamadme purista si queréis, romántico si preferís, tachadme de prescriptivista. Simplemente no me gusta.

Español Latino en Opera

La imagen pertenece, si no mal recuerdo, a algún rincón del sitio oficial del navegador Opera. Al ver esto, me surgen varias cuestiones:

  • La más inmediata, a la que ya he apuntado antes, es el uso del adjetivo latino. ¿Es que el español que se usa a este  lado del charco es español griego? El español que se habla en el continente americano es español americano, ¿o no? Español de América, si prefieren. La cosa es que los useños se apropiaron del topónimo americano, a falta de una mejor alternativa, y los que viven de Juárez p’abajo son latinos (en alusión por supuesto al idioma que hablan, el español, que viene del latín). También podrían llamar latinos a los francófonos de Canadá, ya que el francés también es un idioma latino, pero no es el caso por diversas razones. En general, el que no sea blanco useño no es americano puro y duro, es americano con algún prefijo o adjetivo complementario: afroamericano, chicano, etc. Esta tendencia incluso se traduce al idioma español, tanto es así que los hispanoamericanos se llaman a sí mismos latinos, en lugar de americanos. Tanto es así que incluso ya en España muchos españoles llaman latinos a los hispanoamericanos. Absurdas tendencias, y feísimas, me parece, aunque quizá ya imparables. Si Hispanoamérica fuera la superpotencia, los hispanoamericanos se llamarían americanos, así a secas, y los useños serían anglos, lo cual, además, tendría más sentido, ya que casi todo el continente está ocupado por hispanoamericanos.
  • Vale, no decimos español latino porque es una gilichochez, vamos a decir español americano. Entonces viene otra cuestión: ¿Qué es español americano? ¿Hablan igual un chileno y un cubano? No. Entonces ya puestos a separar, ¿por qué no incluyen un español para cada país? Ah, claro, que es una manera de agrupar variantes lingüísticas con determinadas características bajo un mismo término. Pero entonces, ya puestos a agrupar…
  • ¿Por qué no decir simplemente español y punto? Al igual que ponen simplemente English, al igual que ponen simplemente Français, Deutsch… La única excepción es el portugués, que es específicamente de Brasil. ¿Las diferencias entre el español americano y el español ibérico son tan abismales que los hacen mutuamente ininteligibles? Evidentemente no. He navegado por la interfaz esa de Opera, después de haber seleccionado español latino como idioma, y les aseguro que no es para nada extraño, muchísimo menos ininteligible. Y esto es debido quizá en parte a que, las mayores diferencias entre las variantes del español del Nuevo y Viejo Continente, no se aprecian tanto en el lenguaje escrito formal como en el habla coloquial.

Español Latino en Opera

De hecho, al leer por la interfaz, lo único que me ha llamado la atención es esta frase:

¿No saber cómo personalizar su navegador?

Estarán todos de acuerdo conmigo en que esta no es una frase escrita en español latino, sino en español indio, probablemente una errata.

En fin, podría extenderme más pero prefiero el diálogo al monólogo. Espero sus opiniones.

***

Quizá también te interese leer:

Paniqueando

El idioma español en internet

Texto descuidado = imagen descuidada (nº2)

Bigopo es una nueva “red social de oportunidades para gente con talento”. Aún están en fase beta pero esperemos que pronto encuentren la oportunidad de mejorar la calidad de su contenido contando por ejemplo con la ayuda de un asesor lingüístico (aunque el error ortográfico que muestran en la misma página de inicio podría haber sido corregido por un simple corrector automático).

bigopo

"buscan o ofrecen"

Texto descuidado = imagen descuidada (nº1)

La imagen que da tu empresa o entidad no está basada solamente en el buen obrar o en los colores del sitio web, también es importante cuidar el estilo y la ortografía de los contenidos textuales, especialmente si son los de la web. Para ello, siempre viene bien contar con asesores lingüísticos.

Entre los muchos errores que se pueden apreciar en el ejemplo de abajo, podemos destacar la conjunción “o” con tilde y la falta de regularidad en el uso de mayúsculas. Por otro lado está el abuso que se hace del llamado “lenguaje no sexista” que me parece, además de absurdo, muy sexista. Pero de eso hablaremos otro día.

SAE

Web del Servicio Andaluz de Empleo

Duolingo quiere tu ayuda para traducir la web.

[UPDATE 03/11/2011: Nuevo post sobre Duolingo aquí: ¿Se puede aprender un idioma traduciendo?]

Acabo de enterarme de la existencia de Duolingo, un nuevo servicio para aprender idiomas en la red, tan nuevo que de hecho aún no se ha abierto el telón, pero ya ha creado la suficiente expectación como para tenernos aquí escribiendo en el blog sin saber aún de qué va exactamente.

Brevemente: unos tipos inteligentes se preguntaron cómo podrían traducir miles de páginas de forma rápida y sin costes. La respuesta fue que tendrían que convencernos de que traduciendo vamos a aprender idiomas. Por lo que, aparentemente, los que quieran aprender idiomas de forma gratuita, podrán unirse a Duolingo y se pondrán a traducir frase por frase, la comunidad votará las traducciones, y los resultados, dicen, son buenos, es decir que son como traducciones profesionales. Los que hayan participado alguna vez en un proyecto de traducción colaborativa estarán familiarizados con esta mecánica de crowdsourcing. Igual que un programa libre o un servicio web recurre a su comunidad de seguidores para la traducción a diversas lenguas, y funciona (ejemplos son Twitter y Flattr); Duolingo recurrirá a los aprendientes de idiomas de todo el mundo. Bueno, empezará sólo con tres idiomas: Inglés, Alemán y Español, (de esos tres idiomas, dos son muy demandados por los internautas) pero todo indica a que no quieren quedarse ahí. Sigue leyendo